ACEPTAREn aliste.info utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página. más información
Qué lugares hay de interés en tu pueblo?

Añade uno
Los últimos añadidos:
Descargate el PDF gratuito de ADATA
con la guía de setas.




aliste.info en facebook

Siguenos en:
http://facebook.com/aliste.info

aliste.info en google+

Siguenos en: https://plus.google.com/113384361826438383797

aliste.info en twitter

Siguenos en:
http://twitter.com/alisteinfo

aliste.info en youtube

Siguenos en:
http://youtube.com/alisteinfo

TAGS: Opinión
03JUL2008

Articulos por gumaro

HISTORIAS Y COSTUMBRES DE MI PUEBLO LOBER

EL TOQUE DE ORACIÓN

El toque de oración fue costumbre en nuestro pueblo, consistía en tocar ocho ó diez campanadas al tiempo de anochecer, con intervalos de cinco segundos aproximadamente, la cual, no sé si aún continua o no, pero en aquellos años tenía dos significados, uno rezar las ave marías, cosa que en aquellos años se hacía en la mayor parte de las cocinas al humor de la lumbre. La otra era como un toque de recigida, al oír la primera campanada, los más menores que jugaban en el punto de encuentro "La Moral", tomaban carrera hacía sus respectivas casas, cosa que tanto nuestros padres como nuestros maestros nos tenían dicho, y las calles a partir de esa hora quedaban prácticamente solas.

A esa hora de la noche, los que tomaban las calles por suyas eran los mozos, y si quedaba algún menor despistado, los primeros corrían tras él haciéndolo entrar en casa en pocos minutos. Los mozos poco apoco se iban reuniendo en el punto de encuentro "La Moral", en tiempo de frío hacían una gran lumbre cogiendo la leña del cabañal de mi tío cualquiera, en ella se calentaban por delante, pero por detrás con las espaldas heladas, pero allí aguantaban hasta altas horas de la noche contando anécdotas ó historias ocurridas por el día, a veces acompañados de alguna botella de aguardiente, que ellos habían comprado a "escote".

Entre los mozos había el llamado "Alcalde", era el que mandaba, para dar alguna orden juntaba los mozos, siempre por la noche a toque de cuerno, al sentir éste, acudían todos, ya que se imaginaban que algo nuevo sucedía.

PAGAR LAS COSTUMBRES

Era costumbre cobrar las costumbres a los mozos forasteros cuando éstos comenzaban relaciones con alguna moza del pueblo, si éste, acudía varias veces a hablar con ella. El alcalde tocaba el cuerno, acudían los mozos, y todos iban a hablar con él con el único fin de que pagase "Las Costumbres", esto consistía en que pagase una invitada en la taberna, que solía ser un cántaro de vino y una lata de escabeche. Sí alguno se resistía a no pagar (que de todo había) corría el peligro de que se le diera un chapuzón en el pilón aunque fuera en pleno invierno. Pero si éste continuaba con la relación, cuando se casaba se le cobraba el "Cigueño", el cigueño ya era más caro, yo recuerdo que en que en la década de los 60 se le cobraban 1000 de la antiguas pesetas, con esto ya había para una gran cena, yo recuerdo que en aquella década se casaron en Lober ocho ó diez forasteros, a la cena se invitaba también al anfitrión si se había portado bien, y se acababa la fiesta echando la ronda alrededor del pueblo amenizada con gaita i tamboril, ya de tradición en nuestro pueblo.

PAGAR LA MEDIA

También era tradición pagar la "Media". Al cumplir los 14 ó 15 años, para ser mozos los chavales tenían que pagar la "Media", Si no la pagaban, éstos no tenían derecho ha bailar con las mozas, ni a andar por la calle después del toque a la "oración", por tanto, que llegada ésa edad, y pensando las complicaciones que podía tener, no dudaban en pagar. Pagar la media quería decir pagar medio cántaro de vino, que junto con algo más que ponían los mozos se hacía una cena a base de escabeche y vino en la taberna. Durante ella al nuevo mozo se le leían las leyes penales por el alcalde de éstos, que consistía en explicarle como se debía comportar en su nueva vida, y sobre todo guardar secreto de cuantas conversaciones hubiera entre los mozos.

EL RAMO

El Ramo era otra tradición en Lober, tenía lugar la noche de San Juan. Esa noche en grupos o en solitario, los mozos ponían el Ramo a las mozas. Era tiempo de cerezas, los mozos corrían los cerezos del pueblo cortando los mejores ramos de cerezas y poniéndolos en los tejados de las mozas, ninguna de éstas se quedaba sin Ramo, pero claro está, si un mozo festejaba con una moza, éste siempre miraba deponerle el mejor, por tanto que si una moza no tenía admirador a ésta siempre le tocaba el más malo. También sucedía que si una moza daba calabazas a un mozo, éste en vez de Ramo de cerezas le colocaba un ramo de cardos como venganza.

Otra tradición era poner el "Mayo" el día 1 de mayo. Aquí ya no me boy a extender, dado que según referencias, aún en el día de hoy ésta tradición perdura, y yo, de eso me alegro.

LA MACHORRA

La "Machorra" era otra buena. Tenía lugar el día de Todos los Santos. Los mozos el día de Todos los Santos de buena mañana cojian un carro tirado por ellos mismos, y se dirigían a un monte público donde mejor leña había, arrancaban jaras, podaban robles, haciendo un buen carro de leña, que luego ellos mismos tirando lo llevaban hasta "La Moral", donde a la salida de misa se subastaba, y se le adjudicaba al mejor postor. Esto era para recaudar fondos para La Machorra, la cual, el día antes los mozos habían comprado, y la tenían para celebrar el mencionado día. Ese día se cojia una casa vieja deshabitada propiedad de algún mozo, y allí se preparaba el regocijo, se hacía el almuerzo, que solían ser patatas guisadas con carne, a medio día se hacia la comida a base de carne guisada, y la cena de la noche ya era de las sobras de medio día, a éstas comidas las acompaña un buen pellejo de vino (odre) y alguna botella de coñac, y no acostumbrados a tantos excesos esa noche había muy malas digestiones.

Volver



0 puntos
(0 votos)


+info


(c) 2017. Web powered by aliste.info